Dejando el Pasado Atras

Posted on Dec 31, 2013 in Blog | 0 comments

Dejando el Pasado Atras

En la película Les Misérables, Jean Valjean quien es un presidiario es dado en libertad condicional tras cumplir una condena de 19 años por robar un pedazo de pan, así como intentos repetidos de fuga.  Después de varios meses de andar a la deriva, a Valjean  le ofrece alimento y refugio un obispo, pero durante la noche Valjean  roba la plata de la iglesia. Mientras él trata de irse, es atrapado por las autoridades, pero el obispo miente al decir que la plata fue dada como un regalo y eso asegura la liberación de Valjean. Tocado por el amor, tolerancia y generosidad del obispo, Valjean rompe su libertad condicional y se compromete a iniciar una vida honesta bajo una nueva identidad.

Ese es un buen ejemplo de seguir, no el de escapar de las autoridades, si no el de dejar el pasado atrás. Porque ¿Cuántos de nosotros no hemos deseado regresar a alguna época de nuestra vida?  O quizás es lo que está deseando ahora mismo. Muchas veces nuestro presente no se mira tan bien como recordamos nuestro pasado y por esa razón nos atenemos tanto al pasado. A menudo escucho la frase: “Ay es que allá esta época era más Bonita,” o siempre se la pasan hablando de una relación sentimental que tuvieron y comparan a cualquier nueva persona que llega a sus vidas con la anterior. ¿Pero no creen que es mejor dejar el pasado atrás?… ¿Que si estamos donde estamos es porque es la voluntad de Dios? ¿Y que quizás es porque Dios tiene algo mejor para nosotros?

El pueblo de Israel les pasó exactamente lo mismo, desearon regresar a su pasado. En Números 11:4-6, vemos que ellos extrañaron su vida en Egipto, solo por la comida “rica” que tenían allá, que se quejaron: “Y la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo, y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: Quién nos diera a comer carne. Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos.”

En ese momento a ellos se les olvido que en Egipto eran esclavos y que Dios los había sacado del oprobio de los egipcios para llevarlos a la Tierra prometida.

Muchas veces nosotros vivimos la misma situación… deseamos tanto regresar, pero estar mirando el pasado, lo que se quedo atrás es malo, ya que puede traer graves consecuencias porque no miramos la bendición que está enfrente.
Es fácil lamentarnos de nuestro presente, cuando no miramos algo bueno que en el pasado tuvimos. Cuando sabemos que eso no le agrada a Dios ya que si El nos tiene en esta situación es por alguna razón. Su plan siempre es perfecto, mucho mejor que el de nosotros. Recordemos también que todas las cosas nos ayudan para bien a los que amamos al Señor. Por esa razón, pongámonos en Sus manos que allí vamos a estar seguros y hoy déjenos que el 2013 se lleve ese pasado que no nos ha dejado seguir adelante y enfoquémonos que el 2014 traiga esas bendiciones y planes que Dios tiene para nosotros. Quizás nos falte muy poco para llegar a la Tierra prometida.